Por qué asistir al congreso